30 ago. 2007

Amensia

Es curioso, la mañana de ayer salí de casa camino a la universidad, recorrí las dos cuadras que me llevan a la parada del autobus y abordé el camion con la naturalidad de siempre.
Asistí a mis clases del día, me divertí con mis compañeros mientras nos reiamos de algunos mestros, sin ningun problema mas que el dolor de cabeza que me producían las tareas regresé a casa.

Pero hoy... hoy es distinto, son las diez de la mañana y aun no me levanto para ir a la escuela. El telefono no ha dejado de sonar, mis padres tampoco trabajaron hoy.

Ayer pensaba que sería de mí terminando la universidad, hacia planes a futuro, una especialidad no me caeria nada mal, hasta ahora he tratado de salir adelante con mi carrera, me he esforzado bastante.
Recordaba tambien a mi novia, una hermosa mujer que conocí hace unos años, tiene una bella sonrisa, su cabello rizado me hace enloquecer, no dejo de pensar en ella.
Mientras el autobus seguía la ruta diaria recordaba momentos tan inolvidables que habiamos pasado juntos.

Mis recuerdos fueron detenidos al tiempo de percatarme de mi próxima bajada. Toqué el timbre, abandoné el viejo y ruidoso autobus y me encaminé a mi hogar al otro lado de la avenida.

Es curioso, ya debería estar en clases, hoy mis padres tampoco fueron a trabajar, ahora que lo pienso esta no es mi cama, ahora se porque no he levantado el telefono ninguna de las tantas veces que ha sonado, y tampoco he salido a recibir a la gente que esta en la sala.

Ahora se que fue ese doloroso estruendo de ayer mientras cruzaba la calle... y porque mi madre llora.

---------------------

Este es un relato que escribí en Julio de hace dos años, quise volverlo a publicar en este blog porque lo tomaré como referencia para un video que tengo ganas de hacer. Espero tenerlo listo pronto.

No hay comentarios: